Crónica del estreno de ABC Punto Radio, ¿relanzamiento o canto del cisne?

ABC-Radio

Miralles, San Sebastián y Expósito se suman a la cadena de Vocento

“Deseo suerte a los nuevos compañeros y las nuevas compañeras incluyendo a los nuevos jefes a ver si, de una puñetera vez, acertamos y hacemos de esta cadena de radio la radio que necesita este país”
[Luis del Olmo, 24 de octubre 2011]

Lo escribo y aún me chirría: Mes y medio después de comenzar la nueva temporada radiofónica Punto Radio cambia la mitad de su parrilla. Es decir, no es consecuencia de un mal EGM reciente sino un golpe de timón extemporáneo. Cada empresa (se dedique a la comunicación o no) hace los cambios cuando le parece, faltaría más, pero hay que tener en cuenta que este medio tiene sus tiempos, sus formas, sus códigos y ritmos. No es que sean sagrados (en los últimos tiempos hay varios casos de lo contrario) pero saltárselos es una declaración de que se vive algún tipo de crisis (llámalo urgencia, llámalo motín,…). En todo caso, lógica tiene aunque no haga ningún favor a la imagen de la cadena (¿su escasa pero respetable audiencia no merece explicaciones ni respeto?), y es que Luis Enríquez fue nombrado consejero delegado de Vocento en pleno verano -dejó Unidad Editorial, donde ya tenía mando en plaza- y en septiembre completó la remodelación de cargos directivos del grupo.

Así que lo que en septiembre se vendía como ilusiones renovadas ante una nueva temporada (que Luis del Olmo presentó en su Protagonistas) ahora es, en gran parte, papel mojado (los programas de mañana y noche así como los informativos son la columna vertebral). Por lo pronto, los resultados del próximo EGM estarán viciados –carne de papelera- para Punto Radio, un peaje menor para una cadena que registra datos de audiencia a una distancia sideral de las grandes cadenas de cobertura estatal con las que pretende competir.

Al nuevo nombre luego le dedicaré unas líneas pero el renovado proyecto se ha presentado como “el decano de la prensa nacional se une a la radio más joven para hacerse oír y ofrecer una completa oferta multimedia a su audiencia”. Es decir, una integración más allá de la que actualmente practican cualquier otro diario y cadena de radio del mismo grupo y sus respectivos sites en Internet. Un reto que suena bien, no en vano es poner rumbo hacia el presumible futuro. Eso sí, ya es otro cantar añadir que “la solvencia y credibilidad de ABC se unen a la radio más fresca y cercana cuyo protagonista siempre es el oyente; una nueva radio para una nueva forma de comunicar, informar y entretener”. ¿Es Punto Radio la cadena más fresca y cercana? A mí me parece casi clónica del resto de generalistas.

ABC-Radio_portada

Diario ABC 24 octubre 2011

¿Proclaman lo de ”una nueva forma de comunicar, informar y entretener”? No hay nada más contraproducente que despertar falsas expectativas aunque, a estas alturas del siglo XXI, cualquier ciudadano con un mínimo espíritu crítico sabe que se trata de palabras huecas y lugares comunes. Para bien o para mal, ABC Punto Radio es más de lo mismo. Con peculiaridades puntuales o cambios de nombre pero lo mismo (y en los mismos horarios) que hacían antes y ofrecen el resto de cadenas. Y hay más: “La cadena asume los principios editoriales de ABC y se compromete con el rigor en la información para contribuir al desarrollo de una sociedad libre; a la vez que asegura que aspira a entretener y arrancar una sonrisa a todos sus oyentes”.

O, como escribe Montserrat Lluis: “Ha sido un noviazgo largo e intenso, pero por fin han unido definitivamente sus caminos”. Lluis, desde las abundantes páginas de auto-bombo promocional que el ABC ha dedicado al relanzamiento (las enésimas dedicadas a su proyecto radiofónico), abunda en el asunto de la convergencia de soportes:

ABC Punto Radio no es una nueva emisora; es un salto decisivo en el mundo de la comunicación; una apuesta firme por acompañar a la sociedad en su avance imparable hacia el futuro (…) para que los ciudadanos puedan elegir según el momento el formato que más les conviene para conectarse con la actualidad: En papel, como desde 1903; en soporte digital a través de la web abc.es, en el tablet mediante la aplicación Kiosko y Más y, en adelante, en cualquier transistor con ABC Punto Radio”.

Consultando el listado de búsquedas del blog me he percatado que una parte de la audiencia no era consciente de que Punto Radio ya formaba parte del mismo grupo que ABC. Por un lado tiene su lógica pero, por otro, un oyente/lector/televidente/internauta informado-a adquiere un saludable sentido crítico al acercarse a los medios. Y por lo oído (en los nuevos programas) y leído (en los artículos autopromocionales de ABC) podría parecer efectivamente que la empresa editora del diario acaba de adquirir la cadena por la insistencia y la manera de explicar el cambio de denominación, como si hasta ahora fueran parte de grupos de comunicación distintos… pero, atención navegante, no es así. ¿Jugando al despiste o escasa capacidad a la hora explicarse? No sé que es peor.

Vídeo presentación ABC Punto Radio

Vídeo de presentación de ABC Punto Radio

Tres periodistas, ninguna estrella contrastada

Lo cierto es que Félix Madero y Rafael Martínez-Simancas llevaban ya unos días alejados de los micrófonos en una transición con aspecto de ruptura que tampoco ayuda. Imagino que dan por perdidos a las y los fieles de Madero y Simancas (que estarán molestos y con razón) confiando en el desembarco de nuevos oyentes de la mano de Miralles, Expósito y San Sebastián, de los que José Luis Pastor, director general de la cadena, confía que aporten “la frescura de comunicadores de dilatada experiencia”. No obstante, Isabel San Sebastián parece tener tirón y capacidad de convocatoria (cuenta con tantas simpatías como antipatías) y, en los tres casos, cuentan con escasa experiencia en la conducción de un programa radiofónico. Eso sí, la presencia del trío ha sido abundante en calidad de tertulianos-as/opinadores-as/colaboradores-as. A un mes de las elecciones y coincidiendo con el (aparente) fin del terrorismo etarra, el suministro de temas con el que alimentar minutos de tertulia en sus programas está asegurado.

Miralles y San Sebastián coinciden actualmente en TeleMadrid (tan parcial e instrumentalizada como el resto de cadenas autonómicas independientemente del signo político de su gobierno) como presentadores de sendos espacios de opinión. Ninguno de los dos programas destaca por sus cifras de audiencia pero eso no ha sido impedimento para el fichaje por Vocento. Ah, ambos compatibilizarán sus apariciones televisivas con la radio. Isabel San Sebastián pasó en los noventa de la prensa local al ABC, diario donde publicaba una columna de opinión denominada El contrapunto (sí, como su nuevo programa). Si bien en radio nunca ha comandado un espacio sí que lo ha hecho en televisión (tanto en TVE como en Antena 3, Telemadrid o Popular TV, actual 13 TV).

En cuanto a Melchor Miralles, durante los años ochenta, por entonces enrolado en Diario 16, se destacó como periodista de investigación. La década posterior la comenzó junto Pedro J. Ramírez y el equipo que puso en marcha El Mundo. Con los dosmiles llegan los reportajes de investigación para televisión con la productora El Mundo TV y, posteriormente, la ficción (series como Padre Coraje, películas como El lobo). En 1997 se convirtió en el director de Veo TV (luego Veo 7) e, incluso, presentó algún espacio (para más señas, Twision). Veo 7, como el resto de proyectos nacidos al calor de la TDT y de vocación generalista, no respondió a las expectativas y Miralles no sólo dejó su dirección sino la órbita del grupo del que es co-fundador.

Otro afectado por la burbuja de la TDT ha sido Ángel Expósito. En el último lustro, la trayectoria de Expósito ha estado ligada a Vocento, primero como director del diario ABC y más tarde en los diferentes intentos por asentar un informativo+tertulia de La 10, otro proyecto fallido del grupo en el que Expósito cumplió sin brillo.

En cualquier caso, es vox populi que existieron negociaciones -llámese contactos, conversaciones o como se quiera- con Federico Jiménez Losantos. Era improbable que abandonara la cadena que hace unos pocos años fundó junto a Vidal y Herrero y la posibilidad de que ambas compartieran magazine matinal fue frenada por la cúpula de Vocento. Lo que escribió Ángel González-Ucelay en su blog nos abre los ojos:

“No creo que Jiménez Losantos termine fichando por Punto Radio, porque sé que está volcado y muy involucrado en sacar adelante el proyecto esRadio. Además, no sé si habrán cambiado las cosas, pero hace un par de años, a consulta del entonces Director General de Punto Radio sobre qué hacer por las mañanas, porque ‘Al abuelo lo tenemos que jubilar ya’ -se refería a Del Olmo- le dije que yo ficharía a Federico. Su respuesta me dejó pálido: ‘No, Federico no, que está enfrentado con el PP y el PSOE y nos perjudicaría a la hora de obtener emisoras’. Ya ves que el periodismo y los oyentes les importan un carajo a estos encorbatados de chichinado”.

Podía haber sido posible el verano en el que el turolense abandonó la COPE y se le dejó escapar (lo entiendo, su relación con Vocento no era buena ni tampoco con del Olmo). Pero el verano de 2010 se abrió otra puerta y también se desaprovechó, en este caso en el terreno deportivo: Paco González, Pepe Domingo Castaño y compañía estuvieron en el mercado (cierto, hubiera hecho falta un esfuerzo económico grande).

Concluyendo, Miralles no era la primera opción para las mañanas. Cuidado, afirmar que es segundo plato no significa que no vaya a hacer un buen papel. Pero Losantos –guste o no- podía dar ese salto de notoriedad y expectación en el horario clave que parece lo único que puede sacar a Punto Radio del pozo. Era el comunicador-estrella de eficiencia demostrada vía EGM que Enríquez buscaba.

Del Olmo ante una etapa que comienza con malos augurios

Habrá quien pueda pensar que ese comunicador-estrella estaba ya en casa. Cierto, Luis del Olmo lo fue durante décadas como bien demostró en RNE, COPE y Onda Cero. Este proyecto nació en torno al leonés (incluso se barajó como nombre Radio Protagonistas) pero este último reto profesional ha supuesto un salto sin red y el septuagenario –ya fatigado aunque aún mantiene su carácter intacto- está ya replegando velas y, con él, su marca. Durante un tiempo buscó delfín para que su Protagonistas le sobreviviera: Julia Otero, María Teresa Campos o el intento de fichar a Carlos Alsina. El último, un sólido Félix Madero que tampoco ha fructificado (las últimas semanas, una vez rescindido el contrato del manchego, le ha sustituido Rafael Latorre). Ah, también retira de la circulación su otra marca: De Costa a Costa.

Así que Protagonistas sigue reduciendo su presencia (en esta nueva etapa, de 10:30 a 12:30h.) y a Del Olmo le sustituirá ahora los viernes su fiel Jaume Segalés, que seguirá al frente de Protagonistas Fin de Semana. Desde que el leonés cedió este día, Madero era quien alargaba su presencia en antena. No sé si Luis del Olmo tiene claro que no necesita alcanzar cifras redondas ni superar récord para ganarse un sitio en la historia de la radio, ya lo está:

“Por veteranía, creo que estoy en el número uno. Llevo 11.428 Protagonistas (…) A pesar de los muchos años que llevo, no pienso en la jubilación. Me estoy divirtiendo con la radio hasta tal punto que los problemillas que tengo en casa los olvido cada vez que saludo a los oyentes. Soy otro. Estoy disfrutando tanto o más que cuando empecé a dar los Buenos Días, España”.

El asunto que nos ocupa es que el tramo conducido por Miralles no se va a llamar Protagonistas y que la mañana de ABC Punto Radio va a estar fragmentada en dos programas con diferentes títulos y nombres propios. Una situación que me parece saludable pero que el EGM castiga… otra piedra en el camino de ABC Punto Radio. Pero ninguna de las anteriores es el mayor obstáculo sino la deserción de postes de una cadena que tiene precisamente ahí uno de sus principales handicap. Me refiero a las emisoras de Málaga, Córdoba, Murcia, Cádiz, Oviedo/Uvieu, las tres de Cantabria -¿y las de Euskadi?- y a los titulares de PR Noticias: “Punto Radio descabeza su estructura regional cerrando cuatro emisoras y despide a veintidós personas”, “Punto Radio realiza finalmente quince despidos en sus oficinas de Madrid”, “Punto Radio ha perdido 19 millones de euros en los últimos tres años”,… Así ve la Melchor Miralles la situación tras el anuncio de desmantelamiento de algunas emisoras de la cadena:

“Estamos en un momento de crisis que afecta a todo el mundo y el Grupo ha tomado sus decisiones en las que yo no puedo entrar, porque acabo de llegar. Nosotros contamos con la redacción central de Madrid y con el resto de las emisoras, que todavía son muchas y que esperamos que poco a poco vayan siendo más, esa es nuestra intención”.

En fin, malos augurios para la nueva etapa. Ahora poner el entredicho su relanzamiento –como he hecho en el título del post- ya no parece tan descabellado. En cuanto al EGM, cuyos resultados ya he citado unas cuantas veces durante lo que llevamos de post, Miralles -en entrevista concedida a PR Noticias– lo tiene claro:

“Claro que queremos mejorar el EGM, pero prefiero construir despacio y sólido que rápido para perderlo. A mí no me obsesiona el EGM pero mentiría si dijera que no espero mejorarlo. Mi objetivo es hacer un gran programa y si nosotros hacemos bien nuestro trabajo el EGM seguro que será bueno (…) El Grupo no me ha metido prisa en este sentido”.

También se ha hablado de que se pretendía hacer una radio informativa. Entiendo que se refiere con más presencia y peso de la información y de la opinión (y no un formato All News al estilo Radio 5). Pero es que ni siquiera se ha reforzado en ese sentido: Solamente han cambiado de conductor los programas (y, por tanto, su orientación). Incluso los minutos dedicados a la opinión van a seguir siendo similares. De hecho, las tardes continúan dedicadas al esparcimiento más frívolo con el Queremos Hablar de Castillón.

Y los fines de semana, seguirá mandando el deporte con el recién aterrizado Abellán. Por cierto, no deja de tener morbo la fotografía de familia de la nueva programación con el abulense y Miralles juntos tras las duras palabras que se cruzaron en 2008 en El Tirachinas.

En fin, que de revolución o transformación, nada. ABC Punto Radio sigue atada al mismo esquema de programación que el resto de cadenas radiofónicas generalistas. Y puede que ahí esté el germen del problema, la falta de una apuesta diferenciada: Elitista o popular, costosa o barata, afortunada o desafortunada,… Cualquier apuesta clara y decidida antes que la tibieza, la falta de definición, la ausencia de una personalidad clara y distintiva. Los potenciales oyentes de ABC Punto Radio son quienes ya escuchan COPE u Onda Cero, cadenas más asentadas, con más cobertura, mayor promoción, que llevan más tiempo, con nombres propios más llamativos… Así no hay manera.

Lo que ofrece ABC Punto Radio es muy digno pero me temo que, tras siete temporadas sin despegar, sabemos hacia donde se encamina (por desgracia). Unidad Editorial lo entendió así y mantiene Radio Marca, que no cuenta con estrellas radiofónicas, que tampoco destaca por su calidad pero, al menos, se trata de un medio posicionado con un concepto claro, con un carácter distintivo, que se ha ganado a una audiencia fiel y con posibilidades de crecer porque su nicho de mercado no está saturado.

ABC Punto Radio: Un nombre al estilo Frankenstein

No manejo estudios de mercado pero la percepción del ciudadano acerca del diario ABC es la de periódico conservador, monárquico, católico, anquilosado (pese a su cuidada versión digital o algunos suplementos rejuvenecedores),… Un árbol centenario de rancio abolengo, vaya. Al ABC le sucede como a las corridas de toros, la nobleza, el ejercito o una misa: Por mucho que se esfuercen por parecer modernos siempre serán percibidos como instituciones o actos que forman parte de un pasado que se resiste a desaparecer. Ya lo dice la leyenda urbana: ¡La cifra de lectores/as del ABC va disminuyendo porque fallecen! Dicho con respeto a un diario clave en la historia de España, eh. Además, en los últimos tiempos otros medios impresos que practican un nacionalismo español irracional o directamente afines a la ultra-derecha han hecho que el ABC no sea el más reaccionario del kiosco. La tentación y el peligro es que quieran igualarse en ese terreno.

Una duda: ¿hasta que punto la inclusión de las siglas ABC está relacionada con la baja de algunos postes? En todo caso, un nombre de transición hacia la que parece será la denominación definitiva: ABC Radio (así, con una disposición anglosajona de las palabras). De hecho, lo de Punto ya está en retirada: En el logotipo oficial no aparece la palabra como tal sino un círculo naranja. En cuanto a los jingles corporativos, se ha hecho un añadido/parche a los ya existentes.

Pacman, autor del blog RadioChips, suma un elemento más a la ecuación: La maldición de las emisoras con nombre de periódico. A raíz de uno de sus posts las y los internautas tiraron de memoria para recordar a Radio El País, Radio 16, Radio Heraldo, Las Provincias Radio, Radio Diario, Radio Correo, esa Radio Voz que intentó extenderse por toda España, la citada Radio Marca, el acuerdo del diario Sport con ONA FM o esa Radio El Mundo que emitió exclusivamente por digital. Efectivamente, la mayoría ya no existen.

Ángel Expósito, impulso a los informativos

José Miguel Azpíroz, hasta ahora director de Informativos de Punto Radio y editor de Primera Plana, deja la cadena y es sustituido por un hombre de la casa como es Ángel Expósito (fue director de ABC y una de las caras de La 10). El madrileño desempeñará ambos roles como su predecesor, del que opina que “lo ha hecho extraordinariamente bien”. Esta es su declaración de intenciones en la víspera:

“Primera Plana será un informativo con un puntito de autor con la participación de especialistas en cada materia que contará las claves de la actualidad (…) de la forma más ágil posible, con información entre confidencial y personal (…) Se trata de contar la verdad y la realidad, pero de manera amena. Hasta en los peores momentos, intentaremos meter un punto, si no de humor, sí de ironía o gracia. Además, todos los días daremos una buena noticia (…) Hablaremos de política, pero también de otras muchas cosas. A la gente también le interesa qué tiene para hacer el fin de semana, lo que pasa en su barrio, el chismorreo…”.

No le falta a Expósito visión corporativa:

“Además, Primera Plana recopilará y resumirá lo más destacado del resto de programas de ABC Punto Radio para que, desde las seis de la mañana hasta las seis del día siguiente, seamos una cadena (…) Espero que ABC Punto Radio contribuya a la marca y al grupo, que permita a nuestros clientes, lectores de Vocento y ABC, identificarse con un estilo de radio nuevo y con unos comunicadores que en muchos casos también somos nuevos”.

¿”Estilo de radio nuevo”? ¿Ya estamos otra vez con mandangas? Cuando Montserrat Lluis habla del nuevo reto profesional como su debut en radio, el ex-director de ABC tira de curriculum:

“No me da miedo, pero sí respeto. Me parece un reto apasionante. Empecé en la radio con José Apezarena en COPE, luego estuve cuatro años con Fermín Bocos en RNE haciendo el resumen de prensa y, en los últimos años, en Onda Cero con Carlos Alsina y Carlos Herrera”.

El debut de Expósito comenzó con medio minuto de sintonía sin palabra alguna… y eso es mucho tiempo escuchando una de esas machaconas sintonías de informativos. El periodista sonó decidido a la hora de convertir en editorial la noticia del día. Por lo demás, un informativo estándar. Como guinda al primer tramo, momento para el o la confidente (es decir, el confidencial del informativo de Onda Cero).

Y a las dos y diez, veinte minutos de actualidad deportiva con David Guerra (incluyendo más de un minuto de sintonía a palo seco) con canciones de actualidad como fondo sonoro, muy al estilo Jesús Gallego en SER Deportivos. Ahora que la COPE ha retrasado el deporte a las tres para competir con el resto, ABC Punto Radio ofrece doble ración, pues a las tres y cinco regresa la información deportiva en versión local.

A partir de las dos y media regresa Expósito con un repaso ampliado de la actualidad (crónicas, conexiones, alguna breve entrevista) y dos secciones moderadamente novedosas: Resumen de los momentos más interesantes -o divertidos- escuchados durante la jornada en la sintonía de ABC Punto Radio y, para cerrar, una buena noticia (optimista al menos). Nada nuevo bajo el sol. A todo esto, ¿y la información local?

San Sebastián busca hacerse notar

Esta chilena -sólo de nacimiento, como se encarga ella misma de subrayar- ha reutilizado (que no reciclado) el título que puso a su columna de opinión en ABC hace unos años. En El Contrapunto promete “llamar a las cosas por su nombre” que, en su caso, suena a polémica asegurada. Eso sí, sin renunciar (al menos eso asegura) a la pluralidad:

“Tengo una manera de ver la vida que nunca he ocultado pero en mi programa habrá más voces que la verán de otra manera (…) y pretende ser una mirada distinta sobre lo que ha pasado durante el día, daremos varias vueltas a la actualidad para contarla y analizarla desde puntos y contrapuntos varios”.

Comienza a la misma hora que la competencia pero terminará media hora antes para dar paso a Abellán (sucede desde que comenzó la temporada). En cuanto a la distribución del programa, San Sebastián agita la coctelera de forma que la tertulia política comienza a las nueve menos cuarto (que cuando llegue la primavera aún será media tarde), tras el obligado repaso informativo de la jornada. A las diez, entrevista y media hora más tarde, momento para la tertulia económica (sobre “economía real con un enfoque práctico y didáctico”, asegura la periodista). Sólo un pero, ¿pero no ha quedado ya claro a estas alturas que la política y economía están íntimamente ligadas?

María José Sastre regresa al tramo nocturno (ha pasado mes y medio en los servicios informativos de fin de semana) y, en el plantel de tertulianos/a, dos que lo fueron de la Cadena SER hasta hace pocas fechas (Carlos Carnicero y Nativel Preciado, es un placer escuchar a ambos) pero también la de arena, Curri Valenzuela. No faltará el actual director de ABC, Bieito Rubido, y regresa José Luis Balbín, sí, el hombre de La Clave (el programa de TVE de los setenta y ochenta) y que pasó de conducir un programa nocturno en Antena 3 Radio (Hora Cero) a tertuliano de infantería en COPE.

Por cierto, en la entrevista/auto-promoción del diario ABC le falta tiempo para recordar que ganó el juicio a J.M. Calleja o que “España es una gran nación centenaria, la única conquistada por el Islam que fue capaz de reconquistarse cultural y religiosamente”. ¿Reconquista religiosa? Eso suena a libro de texto de la época franquista :-S ¿No eran por entonces ambas religiones igual de bárbaras e inhumanas? Hay más: “España dio lengua y cultura a toda América”. Es decir, no reconoce la aportación cultural y científica que la presencia del Islam trajo a la península pero sí la de las y los españoles -por entonces todavía Castilla & Aragón- en América, se ve que estos no cometieron tropelías. Está claro que la coherencia es un bien escaso. En fin, todas las buenas palabras de los párrafos anteriores se vienen abajo 😦

En esto llegaron las ocho de la tarde/noche del lunes y comenzó El Contrapunto. Primer comentario de San Sebastián y titulares a dos voces a cargo de Miriam Noblejas y la anteriormente citada María José Sastre (curioso caso: Ha pasado de conductora en solitario de las noches a co-presentadora con Mtnez.-Simancas al puesto). En ambos -tanto la sintonía de entrada como el fondo sonoro para los titulares- la guitarra española es protagonista (pese a lo diferente de sus ritmos).

Tras el imprescindible repaso a la actualidad, quince minutos de información deportiva conducida por el propio José Antonio Abellán, al que sólo le falta ya encargarse del espacio deportivo de sobremesa para hacer el pleno (ah, y también deja una columna de opinión en Protagonistas). En este caso, un Abellán ágil, con abundancia de conexiones (al estilo Manolo Lama primero en Cadena SER y ahora en COPE). De esta forma, se adelantan al resto de cadenas, que dan paso a la información deportiva a partir de las 20:30h. Eso sí, sólo fútbol y con noticias tan intrascendentes como el atasco que obliga a llegar tarde al entrenamiento a un jugador del Real Madrid. ¿Dónde quedó el criterio periodístico?

A las nueve menos veinte, tiempo de tertulia. Sin duda, la más madrugadora. Entre las y los fieles a San Sebastián se encontraba, en esta primera edición, José A. Sentís, con el que coincidió en alguno de los medios en los que Sentís ha tenido puestos de responsabilidad (diario ABC, La Razón o TVE). El otro reencuentro de la periodista santiaguina se produjo con un reciente fichaje transversal de la cadena (es decir, que participa en diversos programas), me refiero a Carlos Carnicero, que recordó sus desencuentros en la antena de la Cadena SER. No será el o la única que haga doblete en las mañanas y tardes de ABC Punto Radio. Tiempo de tertulia y también de entrevista. San Sebastián quiso dejar clara la pluralidad en la convocatoria de invitados/as anunciando que, tras el estreno con Esperanza Aguirre (en una conversación de poco más de diez minutos y vía telefónica), pasarían por su programa Guillermo Fernández Vara e Iñigo Urkullu.

A las nueve, actualización de titulares y primer paso por lo comentado en las redes sociales a cargo de un Juan de Dios Doval más preocupado de lo necesario en apostillar las opiniones ajenas. Las otras dos ventanas a la audiencia se producen a las diez y veinte y, finalmente, once y veinticinco. Como bisagra a la tertulia, Confidencialmente, la columna de José Apezarena (director de servicios informativos en Antena 3 radio y COPE). Otra colaboración -la de Ángel Expósito con El Foco- marca el final de la tertulia política y el momento en el que San Sebastián entrega el relevo a Fernando Latienda. Pero, ¿no era el programa de San Sebastián? El hecho es que la última hora de tertulia económica es conducida por Latienda y la periodista sólo reaparece en el momento de la despedida. Ah, la sección Historias de la Economía, de Rai Sánchez, trae a la memoria la de Fernando Trias de Bes en La Brújula.

Miralles, mejor planteamiento que resultado

“Yo no soy más listo, ni más alto, ni más guapo que los demás, simplemente voy a darle mi toque personal. Para eso también hace falta tiempo, tenemos que ir ajustando cosas. Los programas responden a la personalidad de quienes lo presentan, mi personalidad es la que es (…) Cada uno de los que estamos al frente de nuestro programa imprimiremos nuestra propia identidad encajando dentro del Grupo Vocento”

No haberlo hecho nunca antes no me preocupa, me siento más que capaz y, como le expliqué al Consejero Delegado de Vocento, no soy actor, no soy locutor, seguro que no tengo buena voz, pero soy periodista, me siento periodista, tengo convicciones e ideas propias, criterios profesionales, y con ellos y junto a un equipo formidable voy a hacer un programa que reflejará mi personalidad, para bien o para mal (…) No vamos a inventar la radio, no somos mejores que ellos, pero nadie nos va a ganar en ilusión y en trabajo, en eso, os lo garantizo, somos imbatibles”.

“Voy a compartir emisora con una maestro de la radio como Luis del Olmo; Si algún día lo hago una décima parte de bien de lo que lo hace él me consideraré satisfecho (…) Y con el espíritu del periodista radiofónico con el que empecé a colaborar en este medio y que me hizo enamorarme de la radio, Antonio Herrero. El espíritu que va a guiar mis pasos es el mismo que respiré siempre en lo que fue en su día la Antena 3 Radio que cocinó el gran Manuel Martín Ferrand. No llegaré nunca a su altura, pero me esforzaré cada día por acercarme lo más posible. La radio es mágica y queremos que vosotros viváis esa magia: Queremos que vibréis, que disfrutéis, que os informéis, que riais junto a nosotros”.

[M. Miralles entrevistado en PR Noticias -primer párrafo- y en su blog, segundo y tercer párrafos]

Si en párrafos anteriores repasaba la trayectoria profesional de Melchor Miralles ahora es momento de tratar su presente en lo radiofónico, centrado en el horario de máxima audiencia de ABC Punto Radio. Antes ya expuse mis recelos acerca del tirón de los tres profesionales que se incorporan a la cadena pero me quiero detener en Miralles. Al igual que, en su momento, Nacho Villa en su Mañana de COPE, ha puesto cariño y mimo a la hora de diseñar su programa pero, al igual que Villa, parece que no será suficiente para resultar convincente a la audiencia. Ofrece secciones y propone temas a buen ritmo y apoyado por un amplio grupo de colaboradores/as pero el conjunto, demasiado cargado y heterogéneo en su último tramo, hace difícil el disfrute. Frente al resultado (provisional), el planteamiento previo que detallaba en su blog:

“Vamos a despertaros cada mañana con todas las noticias, con opiniones para todos los gustos y de todos los colores, con reportajes, con humor, con periodismo libre y opiniones comprometidas, pero siempre con optimismo y alegría, porque nos lo creemos de verdad y somos unos convencidos de que cada mañana sale el sol”.

Por otro lado, y mal que me pese, más allá de la Cadena SER se impone el comunicador-estrella que concentra la atención con su carisma y su tono bronco, cáustico –casi de superioridad moral- y cuya credibilidad se basa en que nunca vacila en su discurso independientemente del tema que trate (Herrera, Jiménez Losantos). Y Miralles, en principio, no da el perfil. Y digo en principio porque, como Buruaga o Madero, lo intentará en sus comentarios editoriales de las horas en punto. La entradilla del día del estreno la dedicó a desglosar las maravillas del diario ABC, los valores que rigen su práctica profesional y presentó sus respetos por triplicado: A su antecesor (“sustituir a un profesional al que respeto, quiero y admiro como Félix Madero me obliga a alcanzar un nivel de excelencia máximo”), saludos de cortesía a sus competidores radiofónicos a esas horas y al equipo del programa. La perorata –que repitió a las horas en punto y resumió a las medias- se extendió algo más de lo razonable, algo que en un primer día se puede entender.

El primer elemento que llama la atención es el título, el hecho de que no deje indiferente no tiene porque ser necesariamente positivo (los juegos de palabras malévolos están asegurados) ni negativo (mejora los títulos obvios seleccionados pensando en el EGM y en los que hacen referencia a actualidad o matinal). De forma que un espacio titulado Cada mañana sale el Sol no podía contar con una sintonía cualquiera, la encargada por Miralles nada tiene que ver con las de adrenalina épico-informativa del resto, se trata de una pieza cantada que más bien recuerda a la de El Partido de las Doce (COPE) cantada por Huecco por su optimismo contagioso y su condición de pop mestizo. Un cruce entre las armonías de línea clara de Canovas, Rodrigo, Adolfo & Guzmán y las canciones de Javier Rubial firmada por Juan Zelada (que estuvo presente en el primer programa). En ese tono informal y de colegueo, Miralles introduce expresiones y coletillas (“Amigos del alba”, “Al lío” o una de Iñaki Gabilondo: “¿Hay alguien ahí?”) con el ánimo de que se popularicen entre su audiencia, una disciplina en la que destaca Carlos Herrera (desde los fósforos hasta los camastrones).


[Sintonía de J. Zelada para Cada Mañana Sale el Sol]

Tras el comentario editorial de Miralles el esquema no presenta novedades: Titulares con Nacho Arribas y Juan Fernández Miranda, desarrollo de noticias, micro-espacios de responsabilidad corporativa (nada como la auto-promoción para limpiar la imagen de una compañía) y desconexión local. A seis y media, información destinada a los agricultores/as y ganaderos/as y a las siete menos cuarto revista de prensa (y los tweets) a cargo de Víctor Sánchez mientras que Germán Yanke le reemplaza en ese cometido una hora más tarde. La información deportiva es competencia de Fernando Ramos mientras que a David Guerra le corresponde en el informativo de mediodía y Abellán participa en el de la tarde/noche. Por cierto, Miralles detalla el papel del citado Fernández Miranda:

“Es el subdirector del programa, será quien me sustituya las veces, pocas espero, que no pueda estar yo, mi mano derecha y mi mano izquierda, el jefe de la manada, periodismo de raza, juventud experta, olfato de sabueso y corazón inmenso. Todo lo bueno que escuchéis será gracias sobre todo a él”.

En cuanto a las columnas de opinión, repóker de veteranos: Correo sin Respuesta de Del Olmo, En menos que Canta un Gallo a cargo de Manuel Martín Ferrand (el que fuera primer director de Hora 25 y dtor. gen. de Antena 3 Radio), la de Ramón Tamames centrada en lo económico y la de José Mª Carrascal, que adelanta su emisión con respecto a la etapa Madero hasta un horario casi clandestino (seis y veinticinco). En la opinión, la veteranía es un grado. A eso de las siete y cuarto, Ramón Aragüena hace un primer avance de su espacio que, en palabras de Miralles, “desborda risa”. Dejémoslo en media sonrisa. La revista de prensa del citado Yanke resultó algo más accidentada, su ritmo excesivamente pausado exasperó a Miralles, que no dudó en azuzarle en directo (una escena ligeramente bochornosa). El bilbaíno coincidió hace una década con Miralles en la edición para Euskadi de El Mundo (director y subdirector respectivamente) y, en los últimos tiempos, participaba en la tertulia de Así son las Mañanas (hace años ya estuvo en COPE como director adjunto de La Linterna). Recomiendo a Yanke un café cargado antes de entrar al estudio: Una cosa es contar con reposo y otra servir de canción de cuna. Estas son las expectativas de Miralles en torno a la labor de Yanke:

“Germán hará una revista de prensa analítica, intencionada, descriptiva, en la que analizará periódicos españoles y extranjeros, periódicos digitales, confidenciales, diarios económicos y deportivos. Pero no solo eso. Germán se quedará un día a la semana a nuestra tertulia política”.

A las ocho y cuarto Miralles hace bueno aquello de “no somos funcionarios sino ficcionarios” y da el banderazo de salida a la tertulia de la que participan como elementos fijos Yanke y Matías Antolín, responsable de introducir la participación de la audiencia. O, dicho de otra manera, en su condición de Defensor del Oyente, una “figura que inventamos Antonio Herrero y yo para la radio” y que ejerció en Cadena COPE y también en Onda Cero (con Carlos Herrera):

“Más que defensor quizá soy portavoz de la audiencia. Intento quintaesenciar lo más sabroso de lo que me cuentan y lo sirvo a la mesa de la tertulia (…) Pero no soy de los que piensa que el oyente siempre tiene razón (…) En las tertulias hay sabiondos y Oráculos de Delfos, esos que abren la boca con la mente cerrada, esos que hablan de todo pero no saben de casi nada”.

No pierde ocasión Matías Antolín para sacar a relucir su afilado verbo y espetar al director del espacio un “dardo porque una cosa es dar una batuta y otra dirigir con ella la orquesta (…) no estoy contento ni con usted ni conmigo” refiriéndose a la atención prestada a la participación de la audiencia durante el primer programa. Antolín aporta un punto guerrero e irónico hasta lo hiriente, nada complaciente, algo muy sano pese (o gracias) a lo que cuenta con las simpatías de Miralles:

“Lleva la radio en la sangre. Anda sobrado de talento, desborda ganas, tiene la ilusión de un chico, conoce las claves del asunto, es periodista de raza y su locura es bendita y la necesitamos para hacer el programa que queremos hacer (…) Él va a ser mi principal marcador, al estilo de los centrales correosos en el fútbol. Tiene Matiucas espíritu de Pepito Grillo”.

El final de la tertulia llega con la irrupción de Ángel Antonio Herrera que, pese a sus artículos en prensa o libros de poesía, en el imaginario popular sigue remitiendo a los programas de cotilleo (no caben lamentaciones, somos esclavos/as de nuestros actos). Herrera se incorpora para lanzar El Arpón, su comentario personal (bien escrito y leído, algo barroco), y parece reforzar el espíritu que anunciaba Miralles cuando aseguraba que “en este programa habita una insolencia educada”. Así describe Miralles al periodista:

“Cada día estará con vosotros, con nosotros, Ángel Antonio Herrera, uno de los tipos más geniales que he conocido en mi vida, poeta, escritor, periodista, inteligente, cabal, bueno de los que sabe ser malo. Se sube a este carro para hacer muchas cosas, algunas de los cuales seguro que os van a sorprender. Cada mañana cerrará la tertulia política con un Arpón a su estilo, que clavará en el corazón del tema del día. Después nos acompañará en la última hora del programa, estará a mi lado, toreando lo que se tercie, arrimándose, picando y entrando a matar con su prosa y su verso fino, elegante y con la mala leche inteligente de otro que ha sido puta antes que monja. Y no sólo eso. Cada lunes se marcará un Regate deportivo”.

La última hora, en palabras de Miralles, “va a ser intensa, amena, informativa, entretenida y os garantizo que repleta de talento en quienes me van a acompañar”, es decir, alejada de la actualidad para entregarse al magazine comenzando con las llamadas surrealistas, las noticias absurdas pero reales y las entrevistas-sketches de Ramón Arangüena (que, tras alcanzar la popularidad en A3tv gracias a una broma a costa de Gabilondo, terminó colaborando en Hoy por Hoy). Algunos contenidos, como las esquelas, parecen salidos directamente de alguno de sus libros, una práctica legítima pero demasiado cómoda. Por cierto, ¿es Mónica Chaparro quien colabora en los sketches de Arangüena? (Chaparro, que también participó en Protagonistas, estuvo de actualidad hace unos años debido a una polémica a raíz de sus imitaciones de ministras en RNE). Ah, cuando el equipo de Miralles hizo un reportaje de micrófono oculto en una asamblea del 15-M -Oooooh, ¡qué valentía la de este redactor colándose en una asamblea pública!- para después lanzar descalificaciones a este movimiento sólo Arangüena defendió su lado positivo. Bravo por él.

Además de la tripulación habitual, desfilan por este tramo durante la semana otras voces y secciones: El Neutrino, pese al título, trata de política por aquello de que se trata de una partícula que puede viajar más rápida que la luz y permitiría los viajes en el tiempo), los miércoles se yuxtaponen ese cajón de sastre donde se cuelan mucha publicidad encubierta llamado tendencias y la televisión, ésta última sección con la presencia de Rosa Belmonte, crítico de ABC (Miralles: “Tiene talento, espíritu crítico, sentido del humor y conocimiento para meternos hasta la cocina de este mundo apasionante“).

No podía faltar (porque no tiene programa propio pero es colaborador de un gran número de espacios de la cadena) Fernando Martínez que ahora se hace llamar Mister Actionque provoca reaction y satisfaction” (sic) y, añado yo, alias Fernandisco un mordisco en el menisco. O, dicho de otro modo, no pasan las décadas por él… en el peor de los sentidos (¿dónde quedó su sentido del ridículo?). Martínez repasa la actualidad musical (mainstream, claro) de forma insustancial y, como es normal en la radio generalista, los temas suenan apenas medio minuto. Ah, y Miralles recicla el título de su programa en Veo TV, Twision, para otra sección.

Las secciones cuentan con careta propia aunque se reduzcan a unos pocos minutos, la de Javier Molins está dedicada al Arte y alrededores, la de Germán Yanke -que hace triplete: revista de prensa, tertulia y sección- a los libros (con el trillado título de Voces de Papel) y Fernando Rodríguez Lafuente, de dicción difícil, ejerce de Carlos Boyero frente a los estrenos cinematográficos en Sombras Chinescas, apoyado por el reportaje de los estrenos a cargo de Piñero. Quizá la condición de máximo responsable de ABC Cultural explique la presencia de Rguez. Lafuente. La filosofía de ahorro y la sinergia dentro del grupo, ambas reforzadas en los últimos tiempos, hace que Miralles anuncie como “Las secciones, de entrada, estarán protagonizadas por personas vinculadas al Grupo Vocento y por otras que se incorporan al equipo del programa“.

Para cerrar el programa, Miralles reta a las y los colaboradores presentes (incluida Carmen Ro, cronista de sociedad y pareja de A. A. Herrera, aunque tras las primeras no quedaba claro su papel) a lanzar un dardo o deseo a alguna persona, institución o asunto de actualidad. Una idea atractiva se convierte en fiasco cuando las y los interpelados no están a la altura de las circunstancias y su capacidad de improvisación resulta ser deficitaria. Rectificar es de sabios y sabias: Con el paso de los días se advierte mayor preparación. Concedamos a Miralles la oportunidad que solicita cuando asegura que “poco a poco iremos puliendo el programa, corrigiendo errores, incorporando nuevas secciones y nuevos colaboradores“.

Por no dejar sin cerrar el asunto del rol de Carmen Ro, Miralles cuenta como hablará “la crónica social y el corazón” (en román paladino, de cotilleos) los miércoles y en la sección Femenino Singular “desde la mirada crítica de una mujer inteligente”… Ah, ¿pero son compatibles una y otra sección?

Antolín, además de ejercer de Pepito Grillo y aportar comentarios –imagino que con espíritu provocador- de costumbrismo chusco (o hiperrealista, como sus experiencias con prostitutas) es el responsable de la sección Aroma de Radio, dedicada a recuperar momentos de la radio española o, como dice el palentino, a “los recuerdos que sonaron en nuestro dial“. Para el estreno optó por un homenaje previsible eligiendo un corte en el que Luis del Olmo entrevistaba a un Salvador Dalí misógino y sexista (genio de la pintura pero de patético discurso en esta ocasión). El resto de la semana también mantuvo el nivel de interés con Matías Prats padre narrando el España-Brasil (de balompié masculino), una radio-novela de las que firmó Guillemo Sautier Casaseca, una invectiva de las de Antonio Herrero (con quien colaboraron Antolín y Miralles) y, para rematar la primera semana, la conversación telefónica que Xavier Sardá mantuvo, coincidiendo con uno de sus cumpleaños, con Juan Carlos Borbón, Jefe de Estado no electo, en su etapa en RNE. Qué delicia volver escuchar, aunque sea de forma fugaz, al Señor Casamatjor; ya se les podía contagiar algo de la imaginación y el sentido del humor de aquella La Bisagra a muchos otros programas. Como dijo Miralles, “la nostalgia nos delata”.

Aroma de Radio aparte, Del Olmo, como con Madero, mantiene su presencia en el tradicional tramo horario de Protagonistas con el citado Correo sin Respuesta y la conexión que sirve para anticipar los contenidos que desarrollará a partir de las diez y media, hora en la que la Miralles pasa el relevo en esta ABC Punto Radio que cambia de denominación, pero no del todo, que cambia de nombres, pero no del todo, y que cambia de rumbo en mitad de la tormenta… pero no totalmente.

Anuncios

Acerca de Estación Radio

Estación Radio / Actualidad de la radio española

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: